Sembrando esperanza en el oriente Caleño

La ‘Fundación Manos de Libertad lleva 20 años trabajando por la niñez y la adolescencia del barrio Desepaz, en la Comuna 21 de Cali

El ángel que ha sacado adelante este proyecto, que vela por los derechos de los menores de edad, se llama Elena Pérez Delgado, una mujer guerrera, comprometida y ante todo amorosa que ha entregado su vida por servir a los demás . Ella cuenta con el apoyo de Dios, que en sus palabras fue quien le encomendó la misión de llevar una luz de esperanza a los niños y niñas

vulnerables del oriente de la ciudad, sin embargo, ella misma dice que todo su trabajo ha sido posible gracias al apoyo incondicional de dos líderes innatos como lo son el concejal Henry Peláez y José Fernando Gil Moscoso.

“En estos 20 años de labor social le doy a diario gracias a Dios porque la satisfacción ha sido enorme y porque puso en mi camino a dos seres tan especiales como Henry y José Fernando,

quienes han asumido con responsabilidad social el apoyar a la fundación en todo sentido, no solo en lo material sino que también tengo su acompañamiento y asesoría, ellos están disponibles las 24 horas para los chicos de la fundación.

Han sido muchas las historias que han marcado el corazón de esta guerrera, que a sus 67 años de edad se le quiebra la voz y derrama lágrimas al recordar a algunos de los jóvenes que han salido adelante gracias al trabajo de ‘Manos de Libertad’ y que han vencido sus historias de tristeza y violencia para convertirse en excelentes personas y profesionales. “Hubo un chico que logramos vincular a pesar de las condiciones de vulnerabilidad en las que estaba. Logramos que terminara el bachiller, luego se vinculó a un proyecto productivo y hoy en día es un padre de familia ejemplar y un trabajador muy responsable. Estos casos nos llenan de alegría”, manifestó Elena.

#VotáPorVosU2

 

Deja un comentario